Si previamente se habló del abrumador dominio de la universidad de Kansas en la Big 12, podemos extrapolar los comentarios a los Kentucky Wildcats en la SEC. No creo que a nadie le sorprenda. John Calipari ha vuelto a incorporar una clase de reclutamiento bestial a los de Lexington que les hace candidatos absolutos en la conferencia y son la principal alternativa a birlarle a Duke el campeonato nacional. La grata sorpresa de la conferencia este curso es el retorno de Florida Gators a lo más alto de las previsiones en la SEC, la primera vez desde la marcha de Billy Donovan, aunque siendo realistas vemos muy complicado que puedan plantarle cara a los Wildcats. También se espera un buen año de los Aggies de Eric Vila, todo lo contrario que los Rebels de Sebas Saiz, el segundo español dentro de la conferencia, que si bien tendrá un protagonismo importante no parece que sean capaces de acceder al NCAA Tournament.

SEC Pre-Season Poll

1. Kentucky
2. Florida
3. Texas A&M
4. Georgia
5. Arkansas
6. Vanderbilt
7. Alabama
8. South Carolina
9. Ole Miss
10. Mississippi State
11. LSU
12. Tennessee
13. Missouri

El favorito

Podemos estar de acuerdo o no con los métodos de reclutamiento de John Calipari con la universidad de Kentucky, pero es un hecho que ha cambiado radicalmente el programa de baloncesto de la universidad, convirtiéndolo año a año en potenciales candidatos al título nacional. Tres freshmen estrellas llevarán la manija de los Wildcats este curso: el atlético alero Malik Monk, el base defensor De’Aaron Fox y el portentoso pívot Bam Adebayo. A ellos hay que añadirles el también freshman Wenyen Gabriel, obligado a estar en un segundo plano por sus compañeros de generación pero con un rol clave en la rotación por su versatilidad. Completan el roster principal tres «veteranos»: Isaiah Briscoe, un base muy completo que tiene que mejorar mucho su carta de tiro; Kevin Willis, un ala-pívot muy duro capaz de lanzar desde larga distancia; e Isaac Humphries, un siete pies con buenas habilidades para el tapón que dará minutos de refresco.

Los aspirantes

Como en los viejos tiempos, la universidad de Florida regresa como principal contender de los Wildcats en la conferencia. Lejos parece que quedan ya los duelos con Billy Donovan en el banquillo, pero Andrew White en su segunda temporada ya ha elevado el nivel del programa, aunque necesitarán algo más que suerte para doblegar a los de John Calipari. El base Kasey Hill, el pívot John Egbunu y el versátil alero Devin Robinson -ya recuperado de su fractura por estrés- serán los encargados de tirar del carro de los de Gainesville, que para este curso pierden a una pieza muy importante en la figura de Dorian Finney-Smith. Destacar en el capítulo de llegadas la del transfer de Charleston Canyon Barry (hijo del mítico Rick Barry), un portentoso anotador exterior que probablemente ayude ya desde el quinteto inicial. Mucho interés también en ver la evolución de KeVaughn Allen tras un ilusionante año freshman.

Hacía muchos años que los Texas A&M Aggies no estaban considerados tan arriba en un ranking de la SEC -probablemente desde que estuviesen liderados por Khris Middleton- y pese a la graduación de hombres importantes como Anthony Collins, Alex Caruso o Danuel House, Billy Kennedy dará carta blanca a la prolífica generación de College Station del pasado curso. El pívot Tyler Davis estará al frente de equipo, un rocoso y talentoso jugador que ya suena como Player of the Year de la conferencia gracias a su contundencia bajo aros y a su facilidad de anotación. Junto a él volverán a estar Admon Gilder, un jugador comodín capaz de anotar y defender con solvencia desde la posición de base, y D.J. Hogg, que de la noche a la mañana se tendrá que convertir en la nueva referencia exterior de la plantilla. Si además añadimos lo que puedan ofrecer los veteranos Tonny Trocha-Morelos y J.C. Hampton podemos estar ante un equipo al que no será nada fácil de batir. Se esperan buenos minutos también para el español Eric Vila como alero suplente.

La revelación

Cuesta hablar de revelación en una conferencia donde Kentucky es amo y señor de ella, y difícilmente dará un respiro al resto. Lejos de los favoritos, un equipo interesante de ver serán los veteranos Georgia Bulldogs. El año pasado llegaron a las 20 victorias tras alcanzar el NIT, y aunque este año no parece ser tan optimista sí que pueden dar un susto a más de uno. Concretamente, los de Atlanta disponen de uno de los jugadores interiores más físicos y temibles de la conferencia, donde el tridente formado por Yante Maten, Derek Ogbeide y Mike Edwards puede causar estragos ante equipos que no tengan mucha capacidad física en la pintura. Además, los Bulldogs cuentan por último año con el pequeño base J.J. Frazier, una máquina de meter puntos que puede colarse en lo más alto de la clasificación de anotadores de la SEC.

Jugador del año

Malik Monk (Kentucky)

Jugador revelación

Tyler Davis (Texas A&M)

Otros jugadores a no perder de vista

Matthew Fisher-Davis, Jeff Roberson y Luke Kornet (Vanderbilt)
Dusty Hannahs y Moses Kingsley (Arkansas)
DeAndre Burnett, Cullen Neal y Sebas Saiz (Ole Miss)
Quinndary Weatherspoon (Mississippi State)
Sindarius Thornwell (South Carolina)
Antonio Blakeney (LSU)

Anuncios