Tras un escueto resumen sobre las grandes Majors, nos adentramos a hacer lo propio con una breve previa sobre algunas de las conferencia catalogadas como Mid-Majors, conferencias de muy alto nivel competitivo pero cuyos programas de baloncesto -salvo muy contadas ocasiones- no tienen opciones de pelear por un campeonato nacional ni contra los históricos programas de las Majors.

WEST COAST CONFERENCE

Hablar de la WCC es hablar indiscutiblemente de los Gonzaga Bulldogs. El conjunto de Spokane vuelve a ser favorito un año más para dominar la conferencia, y busca su 19ª participación consecutiva en el NCAA Tournament. Pierden a jugadores muy importantes como Domantas Sabonis, Kyle Wiltjer, Eric McClellan o Kyle Dranginis, pero Mark Few ha sabido contrarrestar las bajas con algunos transfers interesantes. El pívot polaco Przemek Karnowski y el joven base Josh Perkins vuelven como principales returnings, a los que este curso habrá que sumar algunos talentos del nivel de Nigel Williams-Goss (Washington), Jordan Matthews (California) o Johnathan Williams (Missouri), tres transfers consolidados en la competición de impacto inmediato.

La universidad de St. Mary’s volverá a ser su principal obstáculo en la lucha por el campeonato de conferencia. Llevan cuatro años sin acceder al NCAA Tournament, y este año las previsiones apuntan a que pueden encontrar un hueco, en parte gracias al retorno de la gran mayoría de su plantel del pasado curso. Su backcourt formado por Joe Rahon y Emmett Naar será de lo más interesante a seguir de la conferencia.

Los Cougars de BYU tendrán también mucho que decir este curso. Pierden a dos jugadores clave como Kyle Collinsworth y Chase Fischer por graduación, pero recuperan a T.J. Haws, Eric Mika y Payton Dastrup tras regresar de sus misiones. Las que entran por las que salen, como se suele decir. Incorporan también a un par de transfers de cierto nivel para apoyar al equipo de manera inmediata: L.J. Rose (Houston) y Elijah Bryant (Elon). A nivel personal, no perder de vista al freshman Colby Leifson, una máquina de encestar triples.

Del resto de equipos haré mención especial de la universidad de Pepperdine, que podría ser uno de los tapados de la conferencia. Los Waves pierden a hombres de importancia como Stacy Davis y Jett Raines, pero se espera un paso adelante de Lamont Murray y Jeremy Major, lo que unido a la llegada del transfer de Utah Chris Reyes les permitirían protagonizar alguna que otra sorpresa. Habrá que estar pendiente de lo que hagan programas como Santa Clara (Herb Sendek), San Francisco (Kyle Smith), Portland (Terry Porter) y Pacific (Damon Stoudamire), que estrenan nuevos entrenadores.

MOUNTAIN WEST CONFERENCE

Steve Fisher quiere proseguir con su dominio en la MWC, donde los San Diego State Aztecs vuelven a alzarse como favoritos para el campeonato de conferencia. El pasado curso lograron el dominio en la temporada regular, pero una inesperada derrota en la final del torneo de conferencia ante Fresno State ahogó su temporada redonda en la MWC, y tuvieron que quedar relegados al NIT. Fisher se apoyará en la figura de un Malik Pope que sigue ganando enteros para marcharse a la NBA en un futuro, y su mejora este año parece que será un hecho. Trey Kell y Jeremy Hemsley volverán a ser las referencias del backcourt, aunque este año contarán con la inestimable ayuda de Montaque Gill-Caesar, transfer de Missouri que en su primer año en la liga dejó destellos muy interesantes. Además, también suman a los transfers Valentine Izundu (Washington State) y Max Hoetzel (Indiana). De entre los novatos, no perder de vista a Jalen McDaniels, un anotador nato.

El resto de conjuntos de la conferencia viajarán un paso por detrás de los Aztecs, donde a los contenders le pesarán en exceso sus bajas. UNLV pierde a toda su plana mayor: Patrick McCaw, Stephen Zimmerman, Derrick Jones, Ben Carter, Goodluck Okonoboh… Mervin Menzies suma una buena cantidad de transfers como Christian Jones (St. John’s), Uche Ofoegbu (San Francisco) o Kris Clyburn (JUCO), y pese a que mantienen a jugadores como Jalen Poyser o Dwayne Morgan, no parece que puedan hacer sombra a los Aztecs. Será interesante ver la evolución del freshman malí Cheickna Dembele.

La buena temporada pasada de Fresno State parece que no será replicante este curso. Rodney Terry pierde por graduación a su gran estrella, Marvelle Harris, su segundo mejor jugador del equipo -Torren Jones- fue expulsado recientemente del programa y su gran esperanza para este curso, Karachi Edo, ha sido suspendido indefinidamente por un altercado de violencia doméstica. Además, también notarán las bajas de los también graduados Cezar Guerrero y Julien Lewis. La aportación desde el primer día del base novato australiano William McDowell-White junto con las llegadas de los transfers Jaron Hopkins (Colorado) y Jacob Holland (JUCO) más lo que puedan aportar por dentro otros recién llegados como Lazaro Rojas, Bryson Williams y Nate Grimes determinarán el verdadero potencial de los Bulldogs este curso.

Del resto de la conferencia destacar el siempre efectivo trabajo de Larry Eustachy con los Rams de Colorado State, liderados por el anotador Gian Clavell, el interesante juego interior que plantean los Nevada Wolfpack de Eric Musselman y ver la evolución del prometedor base canadiense Koby McEwen con Utah State, que puede convertirse en la sorpresa agradable de la conferencia.

ATLANTIC-10 CONFERENCE

2017 puede ser el gran año para los Rams de Rhode Island. Con sus tres grandes estrellas de vuelta para esta temporada -E.C. Matthews, Jared Terrell y Jarvis Garrett- el conjunto dirigido por Bobby Hurley tiene muchas posibilidades de alzarse con la conferencia después de la decepcionante temporada pasada, donde únicamente sumaron 9 triunfos en 18 encuentros y cayeron en segunda ronda del torneo. El tridente exterior mencionado, probablemente el más potente de toda la conferencia, se le suma este año el transfer de Indiana Stanford Robinson, lo que unido al trabajo bajo aros del versátil Kuran Iverson y el rocoso Hassan Martin hacen de estos Rams un conjunto muy muy interesante.

Su principal oponente por el título de conferencia serán los Flyers de Dayton, vigentes campeones de la temporada regular. Al igual que en los Rams, contarán con un equipo experimentado donde buena parte de sus mejores jugadores repetirán actuación este curso. Su juego interior, formado por el ex-JMU Charles Cooke y Kendall Pollard, volverán a formar una de las duplas más interesantes de la conferencia, aportando experiencia, anotación y trabajo atrás, y además tienen un recambio de garantías en Josh Cunningham. Por fuera repite en su último año Scoochie Smith, un eléctrico base aficionado a jugarse las bolas calientes del encuentro, así como Kyle Davis, un polivalente escolta que ejercerá de comodín para Archie Miller.

Aunque no tienen el equipo de hace unas temporadas ni el talento de Shaka Smart en los banquillos, no hay que olvidarse de los siempre peligrosos VCU Rams. Will Wade solventó su primer año en Richmond con notable alto, llevando al equipo a sumar 24 victorias y una nueva presencia en el NCAA Tournament. Además, para este curso regresan muchos de sus jugadores, aunque pierden a una baza esencial: la capacidad anotadora de Melvin Johnson, que tendrá que ser cubierta por sus ya ex-compañeros JeQuan Lewis, Jordan Burgess, Justin Tillman, Ahmed Hamdy-Mohamed y Mo Alie-Cox. Hay que estar atentos al freshman De’Riante Jenkins, que viene con fama de gran tirador desde el instituto y podría ser un jugador importante en los Rams en un futuro muy cercano. Mucha garra, una fuerte presencia física y un trabajo defensivo incesante seguirán siendo el santo y seña de este equipo.

Del resto de los programas, mencionar un nombre clave, Jack Gibbs, el vertiginoso base anotador de la universidad de Davidson que va camino de convertirse una temporada más en uno de los grandes anotadores de la NCAA. También habrá que estar con un ojo puesto en la universidad de La Salle, que incorpora a varios transfers de nivel que elevan claramente el potencial del equipo: B.J. Johnson (Syracuse), Pookie Powell (Memphis) y Demetrius Henry (South Carolina). La universidad de St. Bonaventure también suma al anotador Matt Mobley vía transfer, y podría hacer un dúo temible junto a Jaylen Adams. Por último, será interesante seguir la evolución de dos programas en bajos momentos como St. Louis y George Washington, que comienzan a construir dos equipos muy ilusionantes para temporadas venideras con sus nuevos entrenadores, Travis Ford y Maurice Joseph.

MISSOURI VALLEY CONFERENCE

Finaliza una era en Wichita. Este curso Gregg Marshall dice adiós a Fred VanVleet y Ron Baker terminando así con la que ha sido la época dorada de Wichita State, un conjunto salido prácticamente de la nada que llegó ya no sólo a ser habitual en el NCAA Tournament, sino a pisar una Final Four. Esta próxima temporada no tendrán el dominio de la conferencia tan asegurado como años atrás, pero seguirán siendo los principales candidatos a dominar la MVC. El joven Markis McDuffie atraerá las miradas una temporada más por su proyección, donde regresará nuevamente el ex-Jayhawk Conner Frankamp, presumiblemente como principal referencia anotadora, y vuelve a las canchas el joven Landry Shamet tras recuperarse de su lesión en un pie. Por dentro será Shaquille Morris quien lleve nuevamente la batuta de juego, contando también con el trabajo de Zack Brown. De entre las caras nuevas, se espera minutos importantes para Austin Reaves, que podría ser el sustituto de VanVleet como base titular, así como del escolta C.J. Keyser.

El dúo formado por Paris Lee y MiKyle McIntosh regresan a Illinois State para dar poderío en la zona y en la dirección de juego, y de paso encabezar la ofensiva de unos Redbirds que podrían ser serios aspirantes al campeonato de conferencia. El potencial defensivo de los de Dan Muller no se queda únicamente en la pintura con McIntosh, sino que también regresa el veterano Tony Wills. De entre las caras nuevas destacar la llegada del anotador D.J. Clayton (JUCO), que vendrá a reemplazar al graduado DeVaughn Akoon-Purcell.

El otro gran candidato para hacer morder el polvo a los Shockers son los Panthers de Northern Iowa. El equipo de Ben Jacobson acabó con mal sabor de boca el pasado NCAA Tournament, y para colmo de males pierden a tres jugadores muy importantes: Paul Jesperson, Matt Bohannon y Wes Washpun. Pese a todo, hay esperanzas con estos nuevos Panthers, encabezados por el alero Jeremy Morgan -candidato importante a ser jugador del año de la conferencia- Klint Carlson, un interior trabajador con capacidad de salir fuera a tirar, y su compañero en la pintura Bennett Koch, más orientado al trabajo de contención. Se espera mucho del base freshman Juwan McCloud.

No perdáis de vista tampoco a los Bears de Missouri State, que regresan esta temporada con sus principales jugadores, y también a lo que puedan dar individualmente jugadores como Brenton Scott (Indiana State), Milton Doyle (Loyola-IL) o Reed Timmer (Drake), tres grandes anotadores que pueden cargar con el peso de sus equipos hacia posiciones más altas de las esperadas.

Anuncios